Beneficios del arte para niños y jóvenes

Dicen por ahí que el arte ayuda a sentir la vida, y es cierto; la capacidad de expresar lo que somos y lo que sentimos al mundo es sin duda alguna una necesidad clave para la supervivencia del ser humano, y eso, cada día se entiende más, puesto que las necesidades físicas y las psicológicas y sociales ya se encuentran en igualdad de condiciones para el desarrollo de toda persona; las tres son necesarias.children-826914_960_720

El arte, en cualquiera de sus expresiones permite que los niños, desde muy temprana edad potencien sus capacidad intelectuales, ya que les ayuda a pensar más y mejor; el llamado pensamiento lateral, basado en buscar métodos de trabajo y soluciones no tan obvias, para dichos trabajos, es uno de los tipos de pensamiento que promueve el arte, por lo cual, el pequeño artista verá el mundo de una forma más amplia, obteniendo así, mayores posibilidades de ser exitoso como adulto.

Practicar una disciplina artística también hace que los niños y jóvenes lleguen a pensar más en si mismo y menos en el mediático mundo que les rodea; no decimos que no piensen en las personas de su entorno ni en temas de importancia mundial, pero el arte los mantiene con los pies en la tierra, alejándoles de algunas trivialidades a las cuales la televisión, el internet e incluso el cine los han sometido durante su crecimiento, por lo cual, conocerán mapas del mundo real, y podrán mostrar más de su propio mundo a otras personas.

Los padres, madres y maestros están invitado a permitir que la imaginación de los niños vuele, a escucharlos y a dejarlos trabajar, cada escultura, cada dibujo, cada obra escrita, cada coreografía es un método de expresión que les ayudará a comprender lo que nuestros pequeños y jóvenes no dicen con palabras.